Mi nombre es Zuli Esperanza Fernández Jaimes, un noche de septiembre del año 2007 un atentado por un grupo al margen de la ley, casi acaba con la vida de mi esposo Hebert, tres balas traspasaron su cuerpo cayendo casi muerto a la vista de mis dos pequeños hijos. Esto me obligo a desplazarme desde Yopal para la ciudad de Arauca, dejando todo lo que con sacrificio habíamos conseguido. Con una bala incrustada en el pecho llegamos a Arauca para alojarnos en la casa de mi suegra, pasado unos 20 días fuimos al hospital para poder hacer las diligencias para sacar la bala incrustada. La cirugía fue realizada por el Doctor José Facundo Castillo Cisneros quien hoy es Gobernador del Departamento de Arauca. Los sucesos no solo causaron todo lo que atrás relato, mis dos hijos que estaban de 6 y 3 años y quienes observaron lo acontecido, estuvieron en terapia psicológica, debido a que se cortó su habla acompañado de un trastorno de persecución.

Sin dejarme derrumbar, luche en buscar trabajo y con muy poca suerte, debido a que mi esposo estaba incapacitado para trabajar; sin otra alternativa inicie una venta de gasolina de contrabando lo que me permitía conseguir para la comida y para pagar arriendo, ya que nos tocó salir de la casa de mi suegra por el espacio de la casa.

En Abril de año 2009, inicio el acompañamiento familiar y comunitario por parte de la Red Unidos, un año después el 17 de septiembre de 2010, como un ángel enviado por Dios, un día una persona que laboraba en la Red Unidos antes Juntos, me comento que había una convocatoria para trabajar como Cogestor Social, presente mi hoja de vida y las pruebas requeridas, cuando entregaron los resultados me faltaron algunos puntos para lograr quedarme con el puesto. Con la esperanza casi apagada llegue a mi casa rogando a Dios que me socorriera y que no me abandonara, una mañana cuando estaba preparando el almuerzo, y pasado dos meses después de que me presentara a la convocaría, recibí una llamada en la que me informaban que un Cogestor técnico había renunciado al cargo, que si estaba interesada en el puesto para empezar de inmediato. Sin pensarlo dos veces acepte y desde entonces he venido trabajando como Cogestora Social, actualmente como Cogestora Profesional ya que en una oportunidad pude ascender.

Durante todos estos años, en los cuales he realizado mi trabajo con dedicación aportando mi grano de arena para lograr que muchas familias superen la pobreza extrema y contribuyendo a que muchas personas busquen la forma de superar hechos similares a los que a mí me toco pasar,
El día de hoy Dios me ha dado la más grande de las recompensas, Me regalo mi casa, una casa que fue sorteada en el evento que lidera el Ministro de Vivienda del programa de las mil viviendas gratuitas.
Gracias a Dios por la vida, a la ANSPE por la maravillosa oportunidad de trabajar en este equipo y al Presidente de la Republica por este programa, me siento muy feliz porque mis hijos tendrán una vivienda digna, Gracias mil gracias.

ZULI ESPERANZA FERNÁNDEZ JAIMES