En el Municipio de Barrancabermeja Santander, ante las necesidades que afrontan familias en condición de pobreza extrema, se pensó en una estrategia que pudiese calmar un poco las necesidades diarias de alimentación, siendo una solución a corto plazo “la canasta del amor”; idea que surgió de la cogestora Rocío Celis Guzmán y avalada por sus compañeros.

Con el apoyo de algunos cogestores como: ( Zuley Pulgarin, Mayerlin Pulgarin, Nazly Machado), se decoró una caja que se llamó “la canasta del amor” y cuyo objetivo principal es que los cogestores, equipo de coordinación y todo aquel que lo desee,  donara un producto no perecedero y al final de cada mes, se repartiera lo donado.

En días anteriores se donó el primer mercado a la  familia Machuca Galvis,  que había perdido al jefe del hogar y estaban atravesando una situación difícil. También se entregó unas galletas para la lonchera de los niños de la familia Vargas Correa.

La canasta del amor, va de la mano con la dimensión de Nutrición, logro 22, y de todos depende que este proyecto continúe para llevar un alivio a esas familias que tanto lo necesitan y lo están esperando.