Partir hacia la eternidad con el deber cumplido como lo hizo  la DOCTORA BEATRIZ LINARES,  debe ser muy hermoso. Nos queda la tarea de entregar a la vida la vida misma por los que más lo necesitan, por aquellos y aquellas a las que se les ha negado sus derechos. Hoy el equipo trabajo de la microrregión 36 da gracias al Todo Poderoso por habernos puesto en el camino a tan excelente ser humano, lo pudimos percibir por todas las acciones que en el nivel nacional y regional realizo. Todos y todas sabemos que gran parte de su vida la dedico a aplicar su conocimiento para construir una sociedad mas humana y justa sobre la base de ejemplo de vida.

Nos unimos a la tristeza que embarga a todos todas las que tuvimos la oportunidad de conocer su pensamiento y ver sus acciones.

Paz en su tumba.

anspe