El proyecto La humanidad no tiene fronteras, que atiende a la población del asentamiento 28 de febrero, busca el fortalecimiento comunitario, que permita la mitigación de la xenofobia trabajando y apuntándole a la integración local de población mixta (colombianos y venezolanos), con acceso a sus derechos y8 formación de líderes y líderesas que cree una capacidad instalada y de autogestión comunitaria.

En el encuentro que se realizó la semana pasada se manejo la temática de sensibilización de Género y Violencia Basada en Género desde Censurados.