La señora Gladys Eloida Rua García vive en la Mz 13 Lt 245 de la Invasión 22 de marzo, junto con su esposo, sus 5 hijos y un nieto; llegó a esta invasión producto del desplazamiento forzado de la vereda Clavellina/Santander en el año 2006, fue un momento difícil y más cuando su hijo mayor Oswaldo Muñoz, de tan solo 17 años de edad, murió de dengue hemorrágico.

Por parte del Estado, brindaron ayuda psicosocial, atención médica, ayuda en especie (mercados) y fueron beneficiarios de un plan semilla;  gracias a ese plan semilla, su esposo Benjamín, tuvo la idea de crear una tienda en la misma casa donde vivían.

Una mañana siendo las 10 am del año 2008, su esposo Benjamín, discutía con unos clientes en la tienda porque habían consumido varias cervezas y no aceptaban la totalidad de la cuenta. Desafortunadamente, este suceso dio como resultado la privación de la libertad de su esposo, ya que se presentó una fuerte pelea entre ellos y uno de los clientes murió.

Después de esto, trabajar fuertemente en la tienda fue su consigna y para esa misma época, le enviaron a una niña, cogestora social del programa Red Unidos, ella la llama amiga Erika; esa persona ha sido una motivadora y un puente de enlace para que los diferentes programas del Estado hayan llegado a su casa a orientarla, capacitarla  para emprender y fortalecer en las ventas de la tienda.

Mientras su esposo permanecía preso de la libertad,  ella debía llenarse de fuerzas para sacar a sus hijos adelante. Es así que todo programa al que la invitaban participaba junto con su familia con el solo hecho de llenarse de esperanzas, programas como Ríe, Fupad, cursos del Sena, Mujeres ahorradoras, Asociación del Magdalena Medio de Discapacitados (AMDIS) y el programa Acrecer (Iletrados).

En diciembre del 2014 le dieron la libertad a Benjamín y fue un apoyo pleno porque pudo demostrarles tanto a su familia como a la misma comunidad que “Por más difícil que sea la vida, las esperanzas son lo último que se pierde”.

Hoy en día, la tienda tiene buenas ventas, ya sabe leer, escribir, se graduó del programa Acrecer y es así que han alcanzado la mayoría de los logros del plan familiar, gracias a Dios, al apoyo de su familia y a  la cogestora social.

LA ESPERANZA ES La Base de los Sueños