Familias participantes del programa Red de Seguridad Alimentaria Culinaria Nativa (ReSA CuNA), han venido desarrollando desde agosto de 2011 un proyecto con 2240 familias de los niveles 1 y 2, cuya finalidad es el cambio de actitud ante la alimentación y el rescate de la culinaria autóctona de Santander.

Facilitadores profesionales realizan encuentros motivacionales con la comunidad en 8 comunas, donde además recogen recetas de las abuelas, que finalmente serán heredadas a  niños y jóvenes; permitiendo el rescate del patrimonio cultural, como es la alimentación.

Unido a este proceso se sensibiliza sobre la importancia de la alimentación en familia, el fortalecimiento de los valores alrededor de la mesa y el fomento de estilos de vida saludable, teniendo como primer mecanismo la práctica de ejercicio.