Desde hace muchísimos años Colombia y Suramérica, no vivían un invierno, como el del 2010; un  fin de año triste y melancólico,  en donde se veían  caras tristes y desconcertadas; miles de personas se quedaron sin techo, sin ropa, sin comida y hasta sin seres queridos, una tragedia nunca antes vista; la naturaleza se había se había  ensañado con la humanidad.

Tal vez son cosas del  que debían suceder o tal vez son castigos de la vida, lo que verdaderamente es cierto y evidente, fue que el 2010 fue un año catastrófico, implacable y siniestro; en donde resultaron afectados 28 de los 32 departamentos  de Colombia.

Las zonas más perjudicadas fueron la región Caribe y la región Andina, cuya población afectada fue la de los barrios populares, en donde la mayoría de familias quedaron sin pertenencias.

Atlántico, Bolívar, Magdalena, Córdoba, Cesar, Antioquia, Cundinamarca, El Valle, Santander del Sur, Tolima, Choco, Bogotá, Arauca, Guaviare, Meta, Sucre, Boyacá, Putumayo, Caldas, Quindío y Huila fueron los departamentos que sufrieron el coraje de la naturaleza, causado por  el famoso fenómeno de la niña.

Sin embargo Norte de Santander no fue ajeno a esta problemática pasada y la mayoría de  sus municipios como Puerto Santander, Herran, Tibú, Catatumbo y Villa del Rosario resultaron afectados.

También sucedió la desaparición repentina y momentánea de Gramalote, un pueblo fundado hace  150 años, con 3.000 mil habitantes que hoy están esparcidos a lo largo y ancho del departamento Norte santandereano a la espera de su reconstrucción.

El fenómeno de la niña en Colombia dejo 1.818.472 personas damnificadas; 474.411 familias; 253 heridos; 103 desaparecidos; 2049 viviendas destruidas, 275 mil viviendas han sufrido daños y 666 municipios afectados más la capital.

Actualmente la Corporación de Profesionales para el Desarrollo (CORPRODINCO),   y la Alcaldía de Cúcuta distribuyen las ayudas para los damnificados de Cúcuta,  procedente del programa Colombia Humanitaria.

Colombia Humanitaria es una campaña del Gobierno Nacional, emprendida por el presidente de la República Juan Manuel Santos, que pretende facilitar la asistencia a cerca de dos millones de colombianos damnificados.

Las personas que pueden adoptar estas ayudas son únicamente las damnificadas por la ola invernal 2010 – 2011; quienes recibirán paquetes de mercados, kit  de aseo y  subsidios de arriendo.

Hoy Colombia Humanitaria, la alcaldía de Cúcuta y Corprodinco le regalan a los damnificados una alegría, una esperanza, una cara feliz, pero sobre todo reafirman que no están solo, que puede haber un mejor mañana.

Niños, jóvenes, adultos y ancianos se dieron cita el sábado 5 febrero en el Coliseo del colegio municipal en Cúcuta Norte de Santander,  para recibir la 4 entrega de ayudas de Colombia Humanitaria, Corprodinco y la Alcaldía de Cúcuta.

Cerca de 2700 mercados fueron entregados a los dmnificados de Ola invernal 2010 – 2011 en Cúcuta; rostros de felicidad irradiaron las instalaciones del coliseo, palabras de agradecimiento se escuchaban en sus pasillos, y gestos de esperanza se evidenciaban.

Colombia hoy lucha contra los resultados de la naturaleza, casas destruidas, pueblos desaparecidos, inundaciones, personas sin techo ni hogar, contra el hambre, la angustia  y el desconsuelo; pero recordando que puede existir un mejor mañana, cuando hay esperanza.